VALDILECHA, valle escogido, valle preferido

VALDILECHA, (Vallis dilecta), valle escogido por su privilegiado entorno geográfico, situado a 38 Km de Madrid, entre Arganda y Campo Real. Escogido por su inefable y misteriosa belleza paisajística, por el encanto de sus calles, Vista por la armonía de sus casas que salpican la falda de la montaña y que, con su elegante ermita, la corona y remata. Predilecto por la tranquilidad de su plaza Plazacon el monótono sonido del chisporreteo de su central fuente y con su altozano y gallardo reloj.
Valle preferido
por sus enraizadas tradiciones y sencillez de cuantos allí viven y de cuantos allí van y, prendados, asientan nido. Y es que VALDILECHA, con clima continental y una población que no supera los 2000 habitantes, despierta entusiasmo, anima e inspira por su fisonomía, encanto y diversas perspectivas: el pinar, la vega, las canteras, sus campos dorados de secano o sus frondosas viñas y espesos olivares. Es agrícola y ganadera, con sabor a vino y a olivo, a tortas y manteca.Ermita

Por tanta riqueza, bien merecido le estuvo el título de villa que concediera Felipe II-después de cuatro siglos de historia desde que naciera esta pequeña localidad (siglo XII)- cuando fue liberada la provincia de Madrid de la dominación musulmana.
Pues fue Alfonso VI, ayudado por tropas francesas, quien intervino en la reconquista de la zona. De ahí la relación que se establece en el pueblo con el patronazgo de San Martín, Obispo (de origen francés).
Este escogido valle, sin murallas ni puertas, ofrece al visitante el abrazo Abside mudejar (s. XIII) y Puerta de la Epístola (s. XVII)tranquilo de su noble hospitalidad, la religiosidad y acogida de sus gentes, la alegría bullanguera de sus calles y brinda, junto al asombro estilístico de su maravillosa iglesia mudéjar (s. XIII), el sosiego y cobijo de su Patrona: Nuestra Señora de la Oliva, en cuyo honor, cada 8 de septiembre, celebra su fiesta Valdilecha entera.